jueves, 23 de febrero de 2012

Como rectificar la clasificación dactilar en la cédula

Como un segundo capítulo de entregas en mi blog sobre “La penosa tarea de volver a sacar documentos en Ecuador”, traigo mi más reciente aventura en el laberíntico y burocrático mundo de los trámites en mi país.

Tuve que sacar mi cédula luego que, la cada vez más frecuente, delincuencia me arrebatara mi tranquilidad y mi cartera. El día siguiente que me robaron, me dirigí al Registro Civil estatal de la Ave. 9 de Octubre, entre Pedro Carbo y Pichinca, y me dijo una empleada que los cupos para sacar la cédula se habían terminado y que regresara al día siguiente a partir de las 7 de la mañana.


Una cédula, por favor

Cerca de la Gobernación hay una sucursal del Registro Civil Municipal, decidí ir allá y sacar mi cédula. Cuando me tomaron las huellas dactilares dijeron que la clasificación dactilar (esa secuencia alfanumérica que aparece en una esquina de la cédula y que representa una clasificación de cada huella de las manos) no coincidía con la información que aparecía en el sistema, la cual fue generada por primera vez cuando me cedulé. La persona que me atendió me dijo, y cito textualmente, “que solicite una ficha dactiloscópica en vista que las huellas del pulgar y anular no coinciden”, como ya había pagado me dijo que regresara sin tomar turno y me atendería ella nuevamente. 

Fui al Registro Civil estatal y en la ventanilla de pago pregunté si la ficha dactiloscópica era la tarjeta dactilar y me dijeron un al apuro, así que pagué por la especie valorada. Cuando me tocó mi turno en los módulos expliqué mi situación y el empleado me informó que debía sacar también la tarjeta índice y la secuencia numérica y que la entrega de esos papeles iba a tomar tres días. 

Una vez que recogí los tres documentos, regresé al Registro Civil municipal y la señora que me había atendido (y que era la coordinadora de esa sucursal) no dio la cara y mandó a decir con un guardia que tenía que volver a tomar el turno. Otro empleado, el perito dactilográfico, dijo otra cosa, que debía rectificar primero en el otro Registro Civil (donde me había inscrito por primera vez) y esperar a que se actualizara en el sistema. Les dije que quería mi dinero de vuelta pero no pude retirar el dinero porque ya lo habían mandado a la matriz y que debía reclamar la devolución allá. Eso hice.

¡Pero usted me dijo otra cosa!

Para realizar la corrección me dirigí al área de Rectificaciones del Registro Civil estatal, ubicado en el Mezzanine. Pregunté en Información sobre los requisitos, me mencionaron únicamente los papeles que ya tenía en la mano, tomé un turno y esperé. Cuando me tocó mi turno, la empleada del módulo me dice que necesito también presentar copia de cédula (o denuncia del robo), copia de certificado de votación y pagar en la ventanilla por una resolución y por un examen biométrico.

El grado de desinformación de los empleados del Registro Civil estatal, es de llorar. Y literalmente lo hice luego de una semana yendo y viniendo para intentar rectificar ese documento. Me hicieron perder tiempo porque un empleado (irónicamente el que está en “Información)” no conocía todos los papeles que debía presentar para rectificar. También me hicieron perder el tiempo diciéndome que ya estaba la resolución y luego que todavía no estaba, algo faltaba.  Junto con la desfachatez y grosería con la que tratan al usuario cuando se les reclama, fue una experiencia horrible.


La filosofía de los empleados del Registro Civil

Recomiendo que cuando les entreguen la resolución que indica que ya está rectificado, pidan en el mismo módulo que verifiquen toda la información del sistema, como lugar de inscripción, año, parroquia, etc. Cuando ya estaba sacando mi identificación personal, en el sistema ingresaron mi número de cédula y presentaba información duplicada. Tuve que volver al módulo de Rectificaciones y allí solicitaron que revisen los libros de Inscripción para ver cuál de las dos era la correcta y eliminar la otra.


¡Felicitaciones!

Finalmente para sacar la cédula, tiene que ir de 6 y 30 hasta las 7 en punto para que “alcance turno”, es decir para que lo dejen entrar al edificio a hacer cola. A las 7 abren las puertas. Luego hacer la fila para la ventanilla de pago. Esperar pacientemente. Yo pagué $15 por concepto de reemplazo de cédula por robo o pérdida. Esperar el turno y hacer todo el trámite: dar número de cédula, huellas, firma y foto. Por último esperar unos 15 minutos en la sala de Entregas para recoger su cédula.

Resumiendo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Podría interesarte también...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...